"relámpagos de sentido"

Vía el blog de Editorial Entropía, accedimos a esta reseña sobre Los domingos son para dormir publicada en la revista Inrockuptibles de enero (también hay una entrevista a Bruzzone, gracias a Matías Capelli), gracias en general.

Por Mauro Libertella.

Los domingos son para dormir podría ser una cifra de todo aquello a lo que el mercado editorial contemporáneo le tiene miedo: un primer libro, y encima de cuentos. Como si en esa fórmula se resumiera no sólo un lugar en las librerías, sino también una idea del espacio literario: la escritura que viene de los márgenes y hace temblar a un centro masculino, novelístico, de prosa dura. Ése es el efecto más inmediato de estos diez cuentos: relámpagos de sentido que desestabilizan, que apuestan al exceso como una forma de poner en evidencia algunos clichés de la literatura y de las formas expresivas más fosilizadas.

Podríamos jugar un juego infinito que consistiría en armar series secretas entre los cuentos, como si acercando "Todo lo de anoche" a "Tu vida sin mí", por ejemplo, pudiéramos rearmar el arco completo de un ciclo biológico en sólo diez páginas. El juego es inútil, por supuesto. Cada relato estalla en metástasis y contamina todo el libro, pero también cada cuento es autónomo y sólo se puede leer como un universo cerrado y de límites precisos. "Acto de fe", que abre el libro, no tiene nada que ver con el largo relato final, "Fuera de temporada", pero también se puede leer como su reverso alucinado, su lado B –lo universal frente a lo local, lo solitario frente a lo grupal. En "Acto de fe", tal vez, se resume todo: el viaje, la prosodia beatnik para tiempos modernos, la confianza en los efectos de un estribillo, la escritura que puede ser todo estilo y que sin embargo toca bien de cerca lo real.

Probablemente sea muy pronto para proyectar una filiación y sentenciar que Sonia Budassi pertenece a tal o cual tradición de la literatura argentina. Llegarán además nuevos libros, que se encargarán prolijamente de desdecir estas líneas y que quizás profundicen en esa idea de la literatura como un juego y un ejercicio de auto transformación, como un lugar para decirlo todo sin solemnidad y muy lejos de la afectación.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

que reseña blandengue

ceci dijo...

que linda reseña. qué lindo libro!

Pedro Camilo dijo...

Demasiado palabrerío de Libertella, si hubiera puesto "el libro me gustó" era mas claro que todo ese sin fin de adjetivaciones que no dejan nada en claro.

Sonia dijo...

Más "blandengue" (qué fea palabra) es dejar un coment anónimo.
Y Pedro Camilo, no me parece. En mi opinión el texto refleja una lectura que sí, queda clara.
Se puede estar más o menos de acuerdo con la lectura que haga alguien cuando reseña, pero de ahí a impugnarlo por otros motivos (por caso, que no te guste alguna adjetivación), no me parece; que se yo, es mi simple opinión, no muy autorizada tampoco, pero en fin.
Saludos.

Y para ceci: besos y gracias!