viernes playmobil


no hay ni barbies ni pin y pon ni mandys religiosas.
Playmobil no deja afuera ningún sector, creo, de la sociedad.
Por lo menos están los más agradables.

Hay muchas profesiones, oficios y ocupaciones faltantes, supongo que
algunas por respeto, y otras seguro por miedo; no da para fabricar, mucho menos para jugar,
con muñecos así, piensan los fabricantes.
Los playmobil son lo que hacen.

Los playmobiles siempre fueron carísimos.
En Bahía los tenía un primo
que no me los prestaba porque -él tenía de los piratas- decía que eran para varón.

Así que le pedí a mi mamá una bolsa de soldaditos de plástico. Y me la compró.
Alguna vez llegué a convencer a alguna amiguita de que jugara conmigo.
Pero no era tan necesario; jugar a la guerra sola era divertido igual.

1 comentario:

manooko dijo...

excelente

porque además
el CHOKING HAZARD

en este caso es mucho mas que fisiológico...


saludos
m.