"el orgullo"



9 comentarios:

agustin d. dijo...

Me hiciste acordar de cuando era chiquito y escuchaba los partidos de Estudiantes por la radio. Siempre me cayó bien Meschini. Un tipo muy serio, muy correcto.

Sonia dijo...

Sí, son gente de la infancia 100%.
Al margen, este año estuve en Bahia y fui al zapatero; tenía la radio prendida. Escuhé a Rafael Emilio Santiago, periodista deportivo de gran trayectoria, cuando analizaba el efecto de google sobre la gente. Fue un lindo momento.
Saludos, Agustin!

agustín d. dijo...

Rafael Emilio Santiago! que nombre me tiraste! El negro Santiago y Meschini en la radio. Ahora me acuerdo de algunos jugadores como Petoroso o Faggiano, esos que juegan maso pero son los favoritos de los hinchas porque jugaron siempre en el club. O de algunos extranjeros, como Ernie Graham, gran jugador. También Ed Picney (o algo así), un morocho inmenso que era incapaz de meter un tiro libre. Me acuerdo que a veces me lo cruzaba en el local antiguo de Scagnetti, creo que el único lugar en Bahía donde podías conseguir películas de Bergman, Passolini o Godard (aunque me parece que cuando lo veía a Piney todavía no veía las de Passolini). Era agradable este Picney, muy respetuoso.
Ahora me acuerdo de muchos jugadores de la época en la que Bahía tenía tres equipos en la Liga: Estudiantes, Olimpo y Pacífico. Que tiempos aquellos. Soy un viejo choto, Sonia.

Sonia dijo...

¡Me agarra un patatus! ¡Casa Scagnetti!
Yo iba a la cancha a ver a Estrella y a Estudiantes, me llevaba mi hermano, que para mí era muy grande. Me acuerdo que yo pensaba que "Estudiantes" se llamaba así porque los jugadores irían a la Universidad.
¿Tan viejos somos?

AEZ dijo...

No pueden decir que acá en lanueva.com no sacamos las trapitos bahienses al sol, ¿eh?

Saludos.

agustín d. dijo...

Estrella?! Me estás haciendo bolsa. Demasiada nostalgia. Entre los clubes de Bahía yo era de Liniers. Que grande el chivo.
Quizás vos todavía tengas cuerda, pero yo en cualquier momento cuelgo los guantes. Yo sé que soy un viejo choto.
Siempre que me sentía mal me iba a jugar unas fichas a Playsonic. Solo. Pasaba mucho tiempo ahí. Soy uno de los mejores jugadores de Shinobi (un juego de ninjas) del mundo.

Sonia dijo...

AEZ: eso te lo reconozco, de una.
Agustin, agrego porque no puedo evitarlo: yo me iba caminando a casa desde el colegio, y me desviaba, cada tanto, para mirar los posters de la Bahia del Poster.
Playsonic era un lugar raro, yo pensaba que si llevabas a la vista un Marlboro de 10 eras una persona respetable, casi un adulto.
Te sumo: entrar a pasear a la juguetería Amorosi de al lado de la Cooperativa Obrera de la calle Belgrano. Y alguna gente linda, y mayor, estilo abuelos, diciendo "Oinjis" por O´Higgins.
Saludos!

agustín d. dijo...

La voz de Meschini, las magdalenas de Proust. No puedo resistirme. Marlboro 10 en Playsonic, me hiciste reir con eso. Me acuerdo de Fantasy, en Alsina. No me había dado cuenta que me gustaban los pseudoantros adolescentes.
También me gustaba la galería Visión 2000, quiero decir, era horrible. El nombre les debía sonar re futurista a los que la proyectaron. El 2000 les debía parecer distante y luminoso. Pero estaba cerca y era una mierda. El diseño de los locales (casi todos vacíos en mi adolescencia) ya me parecía retro-futurista-pueblerino para cuando me rateaba del colegio y me quedaba la mañana ahí. Se me ocurre un proyecto benjaminiano: la galería visión 2000 quizás sea al imaginario de la decadencia y abulia urbana bahiense lo que las galerías parisinas del siglo XIX al fantasmagórico mundo de las mercancías y sus promesas. Bueno, eso sono un poco pedante.
En el segundo piso había un Pumper Nick cuando eramos chicos.
Saludos, Sonia.

agustín d. dijo...

Una más y listo: el ascensor con vidrios que te permitía ver el centro de compras de la Cooperativa (en Colón) mientras subías.