Dificultad para postear.
La cosa está complicada.
Grave.
la violencia como anti abstracción. La violencia de la "persecusión patronal"que explican la lucha y los comunicados.
No importa quien, no importa cómo labure.
Cuando me expresaba, hace más o menos 10 días, con el hermetismo de las analogías bélicas, tenía razón.


En diálogo con un sindicalista oficial hace dos días pensaba: debería estar grabando esto, usarlo para escribir la prosa ficcional que nos mantiene vivos pero no; no puedo sumar a un proyecto de destrucción en el que queda mal visto un organismo que, auqnue ahora no se nota, defiende a los trabajadores. Sino suma, callar, que el enemigo no sume especulaciones siempre equivocadas pero siempre útiles para golperarnos todavia más.
El jueves temprano en el subte se me ocurrió un post, viejo chiste a ese viejo soberbio slogan en clave gremial: Donde dice "Los pasajeros son rehenes de la violencia sindical", debe decir "La patronal engaña a los pasajeros y tira a matar a los trabajadores". En mi cabeza, el texto era más inspirado. Hoy eso lo perdí.

La voz del tipo del sindicato me sonó toda la noche, traté de imitar sus frases al contar el relato a gente cercana. Es nefasto, dije, pero hay que bancar.

A las horas ves a tu compañero que sangra. Literal. Correr a comprar agua para que tome, servilletas para que su novia presione la herida y deje de sangrar hasta que por fin la ambulancia y la bronca y luego jeráquicos sentados en sus cómodos escritorios jerárquicos hablan y hablan barbaridades aunque no entiendan nada.
Cuando volvió a declarar, antes de subirse al patrullero amable que lo llevó a la comisaría volví a ver la herida y me bajó la presión. El emotivismo me interesa tan poco como los argumentos disfrazados de "algo habrá hecho". No me interesa escuchar si el herido se expuso por impericia o ingenuidad. El herido está herido.

qué más se puede escribir.

sabado de agotamiento.
levantarse temprano con el cuerpo duro, preparar café y pilas para el grabador.
en el colegio religioso una monja anciana, una joven sin hábito y al volver dificultad para escribir, ni siquiera describir la pelea despareja entre el gato que corre por el pasillo inmenso y la monja que lo quiere atrapar. imposible reconstruir la arcaica atmófera Dan Brown ayudada por la lluvia y las góticas cúpulas de la capilla, gris cuadro del Papa y un poster gastado de Belgrano, sobre la mesita ratona revistas viejas de las hoy quizá ya viejas ex alumnas, sonrisas antiquísimas de polleras cortas en viaje de egresados de colegios no mixtos.

tengo muchos deberes por hacer
rever textos míos
trabajar para tamarisco
escribir un artículo sobre editoriales independientes
limpiar
hacer un trabajo que tengo que entregar

la sangre y la asamblea desgasta, la segunda como condicion de posibilidad.

el agotamiento físico intelectual vuelve a señalar culpables; sabemos el origen de todo esto.

y la lluvia, logrado lugar común, escapa a la eficiencia superficial y te plancha, en concreto, en el ambiguo sentimiento del fracaso asumido de escribir en la cama

2 comentarios:

Terra dijo...

Menos hermetismo, más huevos de goma!!!!

Sonia dijo...

Es lo que hay, terra. No pienso en mis lectores, pá qué (cuac)